Canadá: La obsesión del gobierno por el cambio de régimen